El azúcar o glucosa es la mayor fuente de energía tanto para nuestro cuerpo como para el cerebro, y que cumplen un papel importante en el estado de ánimo así como en el funcionamiento de la memoria.

Al contrario de otras células de nuestro cuerpo, las células del cerebro no pueden transformar las grasas o las proteínas en glucosa, de modo que dependen de nuestra ingesta diaria de azúcar para sobrevivir y para su óptimo funcionamiento. Es por eso que cuando los niveles de azúcar bajan demasiado nos sentimos con falta de energía y nuestro estado de ánimo se ve alterado produciéndonos irritabilidad y tendremos dificultades para adquirir nuevos conocimientos.

Pero el cerebro tampoco funciona muy bien si el nivel de azúcar en la sangre es demasiado alto. Los estudios realizados, tanto con animales como con seres humanos, demuestran que los niveles anormales de azúcar en la sangre, sea por exceso o por defecto, perjudican nuestra capacidad de memoria y aprendizaje, todo esto se puede deber con el mensajero del cerebro o neurotransmisor llamado acetilcolina, un vínculo de comunicación entre las neuronas importantes para el funcionamiento normal de la memoria.

Estudios realizados con niños en edad escolar primaria muestran que cuando éstos toman desayuno tienen un mejor comportamiento escolar, pero los adultos que adquieren esta misma costumbre conservan mejores niveles de azúcar en la sangre, tienen mejor retentiva y mejor funcionamiento promedio de  la memoria que aquellos que no lo toman.

Es cierto que una cantidad suficiente de azúcar en la sangre asegurar un buen funcionamiento del cerebro, esta ingesta de glucosa supone un estímulo inmediato para la memoria y la capacidad de concentración.

Somos muchos los que sufrimos un nivel elevado y crónico de azúcar en la sangre que suele persistir así durante meses o años, cosa que es factible de provocar un estado prediabético, con un posible daño para la memoria y otras capacidades mentales.

Consejos para evitar subidas de azúcar en la sangre

  • Toma un buen desayuno cada día.
  • Como muchas frutas frescas y verduras.
  • Evita los alimentos procesados y precocinados.
  • Evita el arroz instantáneo.
  • Cuando ingieras alimentos que tienden a aumentar la glucosa, cámbialos por  otros que tengan el efecto contrario.
  • Toma varias comidas pequeñas en lugar de una o dos grandes.
  • Siempre que puedas, agrega limón o vinagre a la comida.

Trata de seguir estos consejos y podrás mantener una mejor claridad mental en tu vida cotidiana.

Muchas gracias y espero comentarios tuyos.

Un abrazo.

J.

Fuente: La Biblia de la Memoria

 

About these ads